Volver al menu

El origen del rendimiento: Creando las Cloudboom Echo

Cuando nuestros atletas de larga distancia más rápidos pisen la línea de salida en Tokio este verano, llevarán puestas las Cloudboom Echo. Son nuestras zapatillas de maratón más ligeras y rápidas, y se ha demostrado que rinden más que cualquier otra zapatilla que hayamos fabricado.

 

«Hemos tenido en cuenta literalmente cada elemento de las zapatillas. Hemos llegado más lejos que nunca y creemos que estas zapatillas llevarán a nuestros atletas más lejos que nunca».

 

Las Cloudboom Echo son el resultado de años de duro trabajo, tanto en el laboratorio como en carreras. No tomamos ningún atajo ni hicimos ningún compromiso en la búsqueda del rendimiento puro. Cada elemento ha sido cuidadosamente elegido. 

 

Gracias a la combinación única del Speedboard® de carbono, la amortiguación CloudTec® con gran capacidad de respuesta, un upper apenas perceptible y el toque de la ingeniería suiza, estas zapatillas son ligeras, rápidas, cómodas y funcionan mejor en la distancia de maratón que cualquier otra zapatilla que hayamos fabricado. 

 

Pero no te quedes solo con nuestras palabras. Esta afirmación está respaldada no solo por los atletas de élite con los que trabajamos, sino también por un riguroso estudio realizado en un instituto externo independiente. 

 

Las pruebas demuestran que las Cloudboom Echo inducen una extraordinaria economía de carrera, permitiendo a los atletas correr a su velocidad habitual mientras ahorran energía. Su rendimiento es tan bueno, o mejor,  que el de las zapatillas de maratón más conocidas en términos de eficiencia y comodidad. 

 

 

«Las Cloudboom Echo suponen un enorme avance para nuestras zapatillas de competición», dice Dathan Ritzenhein, entrenador de OAC y tres veces olímpico.

 

«Son las zapatillas más rápidas de ON. Al llevarlas, he notado menos fatiga en los pies y en las piernas y una zancada más ágil», Tristin Van Ord (En ZAP Endurance)

 

Cuando nuestros corredores más rápidos hacen realidad la ambición de toda su carrera de competir en los Juegos, saben que lo harán con un equipo en el que pueden confiar. A continuación te contamos cómo las hemos hecho: 

 

Paso 1: Involucrar a los atletas

 

Todas nuestras zapatillas de rendimiento son una colaboración entre nuestros creadores en el laboratorio On y nuestros atletas. Los comentarios de nuestros corredores de élite son la base de todas las decisiones clave. El mero hecho de recoger y analizar sus comentarios es una tarea en sí misma. 

 

Pero para las Cloudboom Echo, hicimos un esfuerzo aún mayor para asegurarnos de que las aportaciones de campeones del mundo como Javi Gómez Noya y Helen Jenkins, de ganadores del oro olímpico como Nicola Spirig, de batidores de récords de maratón como Rachel Cliff y de futuros olímpicos como Jake Riley fueran el epicentro de todo lo que hacíamos. De hecho, recibimos comentarios de 15 atletas diferentes. 

 

«Recopilamos informes, datos, conocimientos... todo lo que nos daban nuestros atletas lo intentábamos utilizar. Ya sea la forma del talón, los materiales, la espuma, la lengüeta, la parte superior, los cordones... lo que fuera, lo mirábamos», Olli Hirvonen, diseñador de calzado. 

 

A partir de sus aportaciones, quedó claro que querían una zapatilla con mayor amortiguación y absorción de impactos en el antepié y el talón, un Speedboard® curvado para aumentar la propulsión y la conversión de energía, así como una sensación casi ingrávida. Una vez identificados los objetivos clave, nuestro equipo se puso a trabajar. 

 

 

Paso 2: Crear un monstruo

 

El punto de partida de las Cloudboom Echo fue nuestras primeras zapatillas de maratón, las Cloudboom. Pero si miras los perfiles de cada zapatilla hay una clara diferencia. Y su rendimiento es tan diferente como su aspecto. 

 

«Las Cloudboom tuvieron un rendimiento excepcional, pero nuestros atletas sabían lo que querían. Como siempre, empezamos con lo que llamamos un monstruo, que son unas zapatillas hechas a mano compuesta por todo tipo de partes diferentes, a menudo de diferentes zapatillas», dice Kevin Deillon, Jefe de Ciencias del Deporte. 

 

Desmontamos la zapatilla por completo, midiendo las piezas individuales, evaluando los materiales utilizados frente al rendimiento que ofrecen, explorando la posibilidad de utilizar algo más ligero, algo mejor. 

 

«En este caso, añadimos espuma en el antepié, curvamos el Speedboard® y añadimos la unidad inferior de las Cloustratus, que son nuestras zapatillas de rendimiento con máxima amortiguación, para ver cómo funcionaba. Una vez que tenemos una sensación inicial de cómo funcionarán las zapatillas, empezamos a experimentar a un nivel más al detalle: moviendo los elementos Clouds de sitio, el espacio entre ellos, ajustando el grosor de la espuma, etc.

 

 

Paso 3: Progreso del prototipo

 

Una vez que nuestro equipo está satisfecho con el monstruo, crea un prototipo para que los atletas lo prueben. Por supuesto, se hacen muchos cambios antes de que la zapatilla salga al mercado, pero el primer prototipo sienta las bases y es un buen indicador de cómo funcionarán las zapatillas una vez perfeccionadas.  

 

«Nos dimos cuenta de que teníamos algo especial después de la increíble actuación de Matt Hansen en el Challenge Daytona: registró el tramo de carrera más rápido del día llevando nuestro primer prototipo. Quedó claro que habíamos dado un paso en la dirección correcta», dijo Kevin.

 

«Muchos atletas se dan cuenta de los cambios más pequeños y pueden proporcionar una información tan precisa que realmente nos ayuda a mejorar. Tener una relación con nuestros atletas es vital, ya que nos ayuda a hacer mejores productos y a que ellos se sientan seguros con el producto».

 

«El rendimiento siempre fue lo primero en la lista de prioridades, pero produjimos diferentes prototipos para que nuestros atletas nos dieran su opinión. Los probaron y luego tuvimos reuniones en persona, por teléfono, Google Hangouts... ».

 

El proceso continúa hasta que nuestro equipo llega a unas zapatillas que consideran que tienen el rendimiento necesario y, a partir de esta versión, convertimos el prototipo en un producto. 

 

Se han tenido en cuenta todos los aspectos de la zapatilla: el upper, la suela, el Speedboard®, incluso la colocación del logotipo On. 

 

Paso 4: Probar, descansar, probar

 

La etapa final, por supuesto, es ver cómo funciona nuestra nueva creación. Para asegurarnos de que cumplimos los estándares excepcionales de nuestros extraordinarios atletas, enviamos nuestras zapatillas a un instituto externo para que las prueben y las comparen con nuestras propias zapatillas y las de la competencia. 

 

Al igual que en el caso anterior, los resultados son muy positivos y se comprobó que las Cloudboom Echo inducen una extraordinaria economía de marcha. Afortunadamente, nuestros atletas también parecen estar contentos con ellas. No podemos esperar a ver cómo se comportan en el escenario más grande de todos, los Juegos Olímpicos en Tokio. 

    

Cloudboom Echo
Zapatillas ultraligeras con Speedboard® de carbono para maratones y carreras veloces. Creadas con atletas de élite.
Descubrir

Sé el primero en enterarte de nuestros últimos lanzamientos, ofertas especiales y consejos de formación suscribiéndote a la newsletter de On.


Al suscribirte a nuestra newsletter, aceptas nuestra Política de privacidad