Volver al menu

Un vistazo al futuro de la tecnología aplicada al running

El principal experto en biomecánica, el Dr. Benno Nigg, nos habla del papel de los robots, del potencial de los calcetines inteligentes y de los casos en dónde se está yendo demasiado lejos con la tecnología.

 

En el mundo de la biomecánica, el Dr. Benno Nigg no necesita presentación. Natural de Suiza, acabó su doctorado en la prestigiosa Escuela Politécnica Federal de Zúrich en 1975 antes de convertirse en director del Laboratorio de Biomecánica de la misma universidad. En 1981, aceptó la invitación para fundar el Human Performance Laboratory de la Universidad de Calgary, en Canadá, centro que desde entonces ha sido la sede de su galardonada investigación. 


 

En sus casi 50 años de dedicación a la locomoción, la movilidad y la longevidad humana, Benno ha estado a la cabeza en los rápidos desarrollos de este campo que, al igual que su entusiasmo por el tema, no muestra signos de desaceleración. 


 

Entre sus especialidades encontramos las zapatillas de running, por lo que estamos orgullosos de poder considerar a Benno un amigo de On. También por eso nos emocionaba la idea de sentarnos con él para hablar de tecnología en una de sus visitas a Zúrich. 

 

 

Olivier Bernhard, cofundador de On, y la especialista en movimientos humanos Dina Tageldin se reunieron con Benno y le preguntaron sobre su opinión, las posibles trampas de la nueva tecnología y las posibilidades del desarrollo futuro para los corredores. 

 

 

 ¿Superar barreras o incumplir las reglas?  

Actualmente, el tema ineludible en el mundo de las competiciones y del running de gran rendimiento es hasta qué punto la ventaja proporcionada por la tecnología de las zapatillas de running es injusta. Hace poco, esto condujo a una revisión de las reglas que rigen las zapatillas de competición para los atletas de élite. Según Benno, hay que continuar centrándose en la función. 

 

 

«Antes solo había una regla que decía que no puedes usar una ventaja injusta, como poner un resorte en la zapatilla», explica Benno.

 

 

«También creo que necesitábamos reglas relacionadas con la altura y la estructura del material del talón. Puesto que estábamos llegando a un punto en el cual todo podía desmoronarse: estamos empezando a ver cómo la tecnología utilizada en los talones se asemeja a un resorte. Debería haber una razón funcional para la tecnología que albergan las zapatillas y se empieza a ver la ausencia de una razón funcional para parte de esa tecnología.

 

Ahí es donde comienzan los riesgos para los corredores.  

 

 

Independientemente de la opinión que puedas tener sobre la tecnología, no hay duda de que ha ayudado a los humanos a superar límites que antes se creían inalcanzables, desde el kilómetro y medio de Roger Bannister hasta un maratón en menos de 2 horas (aunque en condiciones simuladas). 

 

 

Cuando se le pregunta cuál será la próxima gran barrera que superar, Benno cree que es hora de que dejemos de mirar los grandes logros atléticos del «hombre» y que nos centremos en lo que las mujeres son realmente capaces de hacer. 

 

 

«Todos los récords de los que se habla son de hombres, ¿qué pasa con las mujeres? Cuanto más larga es la carrera, menor es la brecha en el rendimiento (entre los atletas masculinos y femeninos). Creo que es en el deporte femenino donde veremos cómo se superan las próximas grandes barreras».

 

 

Inteligencia artificial y calcetines inteligentes

 

Hablando de progreso, la conversación se centró en los siguientes grandes avances en la producción de calzado de running. 


 

«Imagina si pudiéramos usar un calcetín con sensores que lograran analizar los puntos de presión y luego imprimir la zapatilla en 3D. La impresión en 3D es importante, pero aún no sabemos cuál es la mejor manera de utilizarla», afirma Benno. 


 

«Contamos la inteligencia artificial necesaria como para que todas las aportaciones sean recopiladas en el sistema acorde con diferentes grupos de información sobre la función del corredor, pero todavía no sabemos qué aportaciones son las que debemos utilizar. Si pudiéramos determinar los grupos funcionales relevantes para cada uno de nosotros, podríamos fabricar zapatillas de acuerdo con esa información personal, pero aún no hemos llegado a eso».


 

Sin embargo, a corto plazo, Benno predice que el camino a seguir será la producción a gran escala de calzado más cómodo, en lugar del calzado personalizado. Mientras que las zapatillas de On, por ejemplo, actualmente se fabrican en gran medida a mano, Benno ve que el aumento de la participación de los robots en el proceso de producción podría ser «masiva».


 

Los calcetines antes mencionados con sensores también presentan posibles aplicaciones que entusiasman a Benno y a su equipo. 


 

«Hicimos mucho trabajo para cuantificar la actividad muscular y nos llevó a un método completamente diferente para cuantificar la actividad muscular respecto a la utilizada comúnmente. Normalmente se usan dos sensores y se mide la diferencia. Pero si, por ejemplo, el sudor interfiere con los sensores, es un problema». 

 

 

Estamos buscando un método que no mida la diferencia de potencia entre dos puntos, sino que mida la producción actual. Podría ser con un sensor discreto en un calcetín, similar a un holograma en un billete.  


 

«Mediría la actividad muscular y proporcionaría, por ejemplo, actualizaciones al corredor a través de los auriculares o de un medio similar. Si hay demasiada actividad, te avisará de que los músculos se están sobrecargando para que puedas reducir la velocidad y el riesgo de lesiones».


 

«Si corres un maratón quieres estar cerca del umbral anaeróbico, pero sin superarlo, de lo contrario te desvanecerías en el kilómetro 37 (milla 23). La medición de la actividad muscular podría utilizarse para recibir una notificación si corres por encima del umbral anaeróbico. Esta información es mucho más útil que el ritmo cardíaco y el recuento de pasos. Y toda procedería de un calcetín».

 

 

En busca de la comodidad

 

Si un calcetín que puede ayudar a prevenir el dolor de la sobrecarga muscular es el producto más probable a corto plazo, el tema que más le interesa seguir investigando es la comodidad.

 

 

Según Benno, no se puede menospreciar la importancia de la comodidad: «La comodidad significa que es más fácil empezar a correr, entrenar más y lograr un mejor rendimiento».  


 

Fabricar la zapatilla más cómoda, si no existieran límites de tiempo o de recursos, ese es el proyecto técnico que más me gustaría investigar. Desarrollar una zapatilla cuantificablemente más cómoda. 


 

«El reto es medir el nivel de comodidad. Sabes al instante si un zapato te resulta incómodo pero es difícil medir los niveles de comodidad. Es una importante pregunta básica a la que intentamos dar respuesta en nuestros laboratorios». 

  
 

La tecnología de las zapatillas de running de hoy en día es casi irreconocible si la comparamos con la tecnología utilizada cuando Benno comenzó su trayectoria profesional, pero aún así ve un gran margen de mejora con respecto a la comodidad. Cuando se le pregunta si la innovación en las zapatillas de running alcanzará su límite en un futuro próximo, la respuesta es un «no» rotundo.


 

Parece que, para la tecnología de running, no existe una línea de meta. 

Entérate de nuestros últimos lanzamientos, ofertas especiales y consejos para entrenar suscribiéndote a la newsletter de On.


Al suscribirte a nuestra newsletter, aceptas nuestra Política de privacidad