Volver al menu

Qué esperar de tu primer maratón.

Correr un maratón ha alcanzado niveles sin precedentes en todo el mundo; y, mires donde mires, parece que todos se apuntan, o piensan apuntarse, a esta distancia mítica. Esto significa que nunca había habido tantas personas que quieren descubrir qué es correr un maratón. Por tanto, este artículo va dirigido a todos los corredores que van a correr un maratón por primera vez, o que tienen intención de hacerlo.

El término «maratón» proviene de la antigua Grecia, 500 a. C. para ser precisos, y la historia de un heraldo llamado Filípides que corrió desde la ciudad en guerra de Maratón hasta Atenas para anunciar la noticia de una victoria sobre los invasores persas. Esta historia inspiró a los fundadores de los Juegos Olímpicos modernos e inventaron una carrera con la distancia que recorrió Filípides: el maratón. Así que, de alguna manera, él tiene la culpa de lo que te acabas de proponer.

 

42 kilómetros. 26,01 millas. Es un largo camino. Así que, para ayudarte a tener una idea clara de lo que puede esperar de este «viaje maratoniano» del que todos hablan, aquí tienes 8 consejos para corredores reales que te prepararán para tu primer maratón.

 

Consejo 1: Se apodera de tu vida

Los maratones son cortos en comparación con la cantidad de tiempo que pasarás preparándote. Consumir los alimentos adecuados para entrenar, pasando por el entrenamiento en sí mismo, sentirte cansados ​por dicho entrenamiento, por tener que oír una y otra vez «Entonces, ¿estás listo para el maratón?», el entrenamiento de nuevo, encontrar la equipación adecuada y, ah, sí, el entrenamiento; la cuenta atrás para el día de la carrera es única. Ten en cuenta que consumirá muchas de tus horas de ocio y será el tema principal de muchas conversaciones. Es preciso advertir a tu pareja, amigos y familiares con suficiente antelación que no te verán mucho durante algunos meses. Ah, ¿y hemos dicho ya que el entrenamiento también juega un papel decisivo?

 

Consejo 2: Nunca estarás suficientemente preparado

 

El entrenamiento es más que correr. Se trata de hallar la combinación correcta de alimentos, agua, equipación, forma de correr, e incluso con un plan y una guía, tendrás que vivirlo en primera persona. Te verás haciendo búsquedas extrañas en Google como «qué tipo de lubricante es mejor para las rozaduras» o «cómo debe ser mi zancada para un promedio de 4:40 por kilómetro» o «qué marcha es mejor para largas distancias». Básicamente, en cuanto te inscribes a un maratón, te conviertes en un corredor, y eso incluye un nuevo diccionario de términos divertidos que irás aprendiendo.

 

Uno de esos términos que (probablemente) oirás por primera vez en tu vida cuando entrenes para un maratón es «tapering», que es reducir la cantidad de entrenamiento a medida que se va acercando el día de la carrera, y es un término que esperas con ansias ya que significa menos entrenamiento. Según se ha investigado, para conseguir los mejores resultados, debes correr el trayecto más largo antes del maratón unas 3-4 semanas antes de la carrera. Después de eso, reducir el entrenamiento en términos de distancia podría parecer contraproducente, pero te deja que las piernas puedan aguantar durante el maratón y seguir hasta la línea de meta.

 

Una última cosa sobre la preparación es asegurarse de entrenar en todo tipo de clima, no solo cuando el tiempo es bueno. Puedes esperar y rezar, pero el día de la carrera el clima será el que será y retirarse del maratón por un poco de lluvia (o mucha) no es una opción. Es mejor tener algo de práctica en correr con mal tiempo; después de todo, también forma parte de toda la «experiencia» del maratón. Solo como curiosidad, según los investigadores, la temperatura ideal para correr un maratón y que los amateurs consigan sus mejores resultados es de solo 6,5 °C (43,5 °F), ya que el clima más frío que te mantiene fresco mientras corres.

 

Consejo 3: El comienzo de la carrera es raro, emocionante e incómodo

Desde la mañana del día de la carrera (y probablemente desde uno o dos días antes), todo es el maratón. Es normal que antes de la carrera cuestiones todo de lo que estabas tan seguro: desde lo que te vas a poner hasta lo que estás comiendo esa mañana o si necesitas un segundo cordón para las zapatillas «por si acaso». El truco es hacer lo que has estado haciendo a lo largo del entrenamiento. Come lo mismo. Usa la ropa que tenías pensado usar y que ya has usado. No cambies nada. Ayúdate de una lista; hazla unos días antes de la carrera e incluye lo que llevarás contigo, lo que usarás y lo que comerás. Cuando llegue el día, cíñete a la lista, coge tu equipación y vete; estás tan preparado como puedes estar en estos momentos.

 

La mayoría de las personas acaban el maratón antes de lo previsto y es probable que te pase lo mismo. Con los nervios bailando dentro de ti, la idea de andar por alguna zona no parece correcta, por lo que es probable que aproveches bien los avituallamientos del maratón; toma una bebida isotónica y relaciónate con los miles de corredores y espectadores que están allí haciendo lo mismo.

 

Cuando te queda una hora para comenzar, la cosa se empieza a poner seria, y la gente comienza a estirar, a vendarse todo el cuerpo, a aplicarse compresas de gel (importante) y todas estas otras cosas que te preguntarás si tendrías que estar haciendo. No te preocupes. Haz lo que hiciste para entrenar, cíñete a tu plan y cuando estés listo (y sea el momento) dirígete a la línea de salida. La diversión está por empezar.

 

El pistoletazo da la salida a los corredores más rápidos, y probablemente (si este es tu primer maratón) estarás un poco más atrás en el pelotón. Lentamente, el mar de corredores del pelotón se irá desplazando y te sentirás un poco decepcionado al cruzar la línea de salida (¿dónde está la pistola que ha dado la salida?). Esa decepción desaparecerá rápidamente: estás aquí, corriendo el maratón. Lo has conseguido.

 

Consejo 4: La multitud es increíble

Los primeros kilómetros pasarán volando entre corredores, tratando de recordar todo el entrenamiento (de nuevo, ¿cuál era tu objetivo de ritmo?, ¿por qué vas tan rápido? Disminuye la velocidad, en serio) y el sonido de la multitud. La multitud. Las personas que hasta ese momento eran extraños se convierten en fans: tus fans. La mayoría de los corredores que corren un maratón por primera vez les sorprende la multitud que los vitorea y a menudo atribuyen a la multitud el hecho de haber dado el máximo ese día. La investigación respalda esta teoría de que cuando sientes que te observan y te animan, lo haces mejor. Prepara tus manos para los «choca los cinco», levántales el pulgar a las personas que gritan tu nombre (al principio desconcierta pensar cómo saben tu nombre, pero luego recordarás que está escrito en tu dorsal), y sonríe un poco como respuesta a sus fervientes aplausos cuanto más cerca está la meta. La multitud es lo que recordarás durante mucho tiempo una vez haya acabado el maratón. La multitud es la razón por la que, sin duda, volverás a correr otro maratón.

 

Consejo 5: No es una carrera

No como esperas que sea, en absoluto. Evidentemente que hay otros corredores, pero verás rápidamente que corren su carrera y tú correrás la tuya. En la mayoría de los casos, a medida que avanzan los kilómetros, forman un vínculo único entre sí. La camaradería y el ánimo son frecuentes en las últimas etapas de la carrera, y no te sorprendas si ves que estás yendo más despacio para recibir palmadas en la espalda y palabras de ánimo por parte de los corredores que te adelantan.

 

Al principio, resulta muy difícil entender que la idea no es ganar a los otros corredores. Al final, aprenderás que los competidores se oponen a la vocecita que tienes dentro y que quiere que renuncies. - George Sheehan, corredor y escritor

 

Esta «carrera» es una lucha contigo mismo. Claro, el reloj marca un tiempo, pero es solo para ti. Con unos 50.000 participantes del maratón de Nueva York, puedes estar seguro de dos cosas: unos serán más rápidos y otros más lentos. Sigue tu ritmo y corre tu carrera.

 

Consejo 6: Tu cuerpo es tu mejor aliado

No es tu enemigo, no te sientas decepcionado si se cansa durante su primer maratón. Te está hablando. Cuando tengas sed, bebe. Cuando tengas hambre, come. Da igual si es el kilómetro 5 o el 35, escucha lo que tu cuerpo quiere, incluso si no es lo que tenías planeado. Tu cuerpo lo sabe, así que confía en él.

 

Consejo 7: Sigue adelante

La carrera se corre con la cabeza, no con las piernas. Evidentemente, las piernas tienen un papel importante, pero con una distancia tan considerable, el aspecto mental del maratón es realmente lo que tiene un papel trascendental, especialmente en torno al kilómetro 30 y posteriores. Estás a mitad de camino, estás cansado y es probable que en cualquier momento aparezca la fatiga. La «pared». El flato. El pensamiento «Esto no va a ir bien». El «Ojalá hubiera entrenado más».  Es posible que debas luchar así con tu mente durante unos kilómetros. Pero sigue luchando. Haz la cuenta atrás hasta el siguiente avituallamiento, divide la carrera en distancias considerables, encuentra a alguien con quien compartas el ritmo, piensa en lo que comerás (y beberás) después de la carrera: derriba la pared y encuentra tu máximo como corredor. Sigue adelante, corredor. Puedes hacerlo.

 

Consejo 8: Cuando termina, te parecerá que ha acabado antes de lo previsto.

Y es así, la meta está a la vista. Recuperas fuerzas cuando sabes que la meta está justo ahí y de repente te invade la energía que pensaste que no tenías. Estarás un poco avergonzado al llegar a la recta final al oír los gritos de ánimo de la multitud, y no es para menos: has corrido un maratón. ¡Disfrútalo! Cruzas la meta y dejas de correr. Durante unos minutos, estás desorientado y la gente que acaba un maratón tiende a deambular como niños, esperando a que sus amigos o compañeros los vayan a buscar de la zona de finishers. Te darán una medalla y una bebida, y con suerte incluso un bocadillo, y la experiencia del maratón ha terminado por hoy.

 

No seremos tan audaces como para predecir lo que sucederá durante el tiempo de locura que te invade después de la carrera, cuando reflexiones sobre todo lo que has hecho. Eso es solo para ti. Pero en algún momento sonreirás para tus adentros y sabes que nunca olvidarás lo que acaba de suceder.

 

Sin embargo, una advertencia: a menudo, los que te rodean en este momento crucial justo al acabar la carrera comenzarán a hablar de que deberías hacerlo de nuevo, o de que hay otro maratón en X meses que parece divertido, y que todos deberían inscribirse en ese mismo momento…

 

¿Nuestro consejo? Hazlo.

Las Cloudace
Máxima sujeción que aporta todo menos menor velocidad. Nuestra aplicación más avanzada de Cloudtec® se une al Speedboard® único de la zapatilla para impulsarte hacia adelante, durante las semanas de entrenamiento y hasta la meta el día de la carrera.
Ver los detalles
Las nuevas Cloudflow
Las zapatillas que baten récords y los atletas de élite adoran: Ahora mejoradas gracias a sus aportaciones. Más confort. Más potencia. Más velocidad.
Descubrir

Sé el primero en enterarte de nuestros últimos lanzamientos, ofertas especiales y consejos de formación suscribiéndote a la newsletter de On.