Volver al menu

Una escapada de final de verano: unos días en la Cabaña de Montaña de On, en Suiza

Al grupo francés de amantes de la aventura, 'Les Others', les encanta contar historias de sus expediciones fuera de los caminos marcados. En un blog de invitados, hablan de su reciente viaje al la Cabaña de Montaña de On compartiendo, como no, algunas fotos impresionantes de su aventura.

 

El verano ha pasado muy rápido, casi sin que nos diésemos cuenta. Ya no podremos seguir disfrutando de los largos días, las terrazas llenas, las bebidas bajo el sol... Ahora toca preparar la mochila para volver al cole. Pero antes de que empiece el otoño, hemos querido disfrutar de un último momento de descanso en la naturaleza.

 

La invitación de nuestros amigos de On no podría haber llegado en mejor momento. El año pasado ya nos recorrimos Suiza, siguiendo los pasos de la Via Alpina. Este año no queríamos batir récord de distancia, sino que nos hemos tomado un descanso y hemos decidido hacer un retiro en un lugar privilegiado: la Cabaña de Montaña de On.

 

Situada sobre el pueblecito de Maloja, cerca de Saint Moritz (la cuna de On), la Cabaña de Montaña de On está diseñada por miembros de su equipo y es la prueba del saber hacer único y excepcional de nuestros vecinos helvéticos. Es el lugar ideal para tomar una bocanada de aire fresco antes de la vuelta al cole.

      

De vuelta al origen: La Cabaña de Montaña de On
On nació en los Alpes suizos. Y, este verano, volveremos. Volveremos a algunos de los paisajes naturales más bellos, desafiantes y gratificantes de este planeta. Volveremos de vuelta al origen.
Descubrir más

 

Nos subimos en el tren de cremallera rojo, era imposible despegar los ojos de la ventana para observar cómo la locomotora atraviesaba los viaductos y serpenteaba entre las montañas. Evidentemente, el tren no se retrasó ni un minuto. Bienvenido a Suiza.

Comenzamos nuestro viaje en el valle, bajo una cortina de lluvia continua. Como si fuese un milagro, las gotas se detuvieron antes de que llegáramos. Nos llevó dos horas subir hasta nuestro palacio. El aire era muy fresco y frío, pero las piernas se iban calentando. El único sonido era el de nuestros pasos. Respiramos profundamente.

    

  

Por fin vemos la cabaña. ¿O se trata de un espejismo? La Cabaña de Montaña de On está recubierta de metal y se integra armoniosamente en el entorno. Todos los materiales utilizados son reciclables y la electricidad está suministrada por paneles solares. Al final de la temporada, la cabaña desaparecerá sin dejar rastro. Una chimenea de leña y un gran ventanal nos hicieron esperar con ilusión la noche que nos esperaba, frente a las increíbles cimas de las montañas.

Tan pronto como nos dejamos nuestras cosas, fuimos a explorar la zona. Esta cadena montañosa puede considerarse casi como "el techo de Europa", ya que el agua que sale de aquí termina en el Mar Negro, el Mediterráneo y el Mar del Norte. Seguimos la cordillera con vistas a todo el valle. Muy abajo se pueden ver las torres de las iglesias de los pueblos suizos. Enfrente, un glaciar continúa su lento descenso, finalizando en el inmenso lago de color turquesa.

Realmente experimentamos la extraña sensación de correr sobre las nubes....

   

  

Rodeados de picos rocosos, nos lanzamos ladera abajo. La emoción creció y nos dejamos llevar fuimos ganando velocidad entre las rocas resbaladizas y los refrescantes copos de nieve. Pasamos por paisajes grandiosos. Sólo unas pocas vacas nos observan al pasar, algo sorprendidas de que interrumpiéramos su tranquila jornada. Pero no tenían nada de lo que preocuparse, sólo estabamos de paso.

 

De vuelta en la Cabaña de Montaña On, nuestras manos estaban entumecidas por el aire fresco de final del verano. Nos calentamos con un buen caldo mientras disfrutábamos del paisaje. El fuego crepita en la chimenea: ¡era hora de sacar el queso y de abrir una buena botella de vino suizo! Afuera, la lluvia comenzaba a caer de nuevo lo que hizo que apreciáramos aún más la comodidad de nuestro refugio, donde nos quedamos dormidos con la mayor tranquilidad.

 

Todavía era temprano cuando abrimos los ojos y disfrutamos la increíble vista a través de la gran vidriera. ¡No hay mejor manera de despertarse! Las cimas de las montañas ya estaban iluminadas, y prometían un día claro y soleado. Solo nos quedaba ajustarnos los cordones y volver a emprender una nueva aventura.

 

Durante nuestra estancia en la Cabaña de Montaña On, corrimos con las zapatillas Cloudventure Peak y el nuevo Anorak Waterproof de On.

    

 

         

Este artículo se publicó originalmente en el sitio web de Les Others.

Recibe más inspiración para tus carreras subscribiéndote al Newsletter de On.