Volver al menu

Una carrera salvaje por el suroeste de los Estados Unidos

Los estados del sudoeste de EE. UU. tienen algo para cada corredor. Senderos desérticos, caminos infinitos, aventura urbana. Desde el Valle de la Muerte hasta Palm Springs, emprendimos un viaje por carretera para recorrerlo todo. Considéralo como una postal virtual, con consejos para que puedas seguir nuestros pasos. 

 

Valle de la Muerte, California 

No dejes que el nombre te intimide. Con una buena planificación y tomando algunas precauciones, el Valle de la Muerte es un lugar increíble para correr, sobre todo si te gusta salir de la carretera.  

 

El Golden Canyon Trailhead es una buena opción para comenzar. Los senderos son de una dificultad técnica baja y en aproximadamente 10 km llegas a las fascinantes formaciones rocosas que rodean el Zabriskie Point. 

 

No dejes de echar un vistazo a la cuenca Badwater. El punto de partida del infame ultramaratón de Badwater 135, correr por aquí te permite hacerte una idea de lo que es «La carrera a pie más dura del mundo». Si las piernas aún aguantan, vale la pena subir hasta el mirador Dante’s View y contemplar la panorámica de todo el valle.

 

Es imprescindible llevar protección solar y agua. La mejor temperatura para correr es entre noviembre y marzo. Después, las medias en el Valle de la Muerte ascienden hasta los 32 °C (90 °F), y alcanzan un máximo de 47 °C (117 °F) en julio.  

 

 

Parque estatal Valle del Fuego, Nevada 

Seguimos con altas temperaturas y nos dirigimos al parque estatal Valle del Fuego. Con las carreteras que van trazando un paisaje casi marciano de arenisca. parece desaparecer hasta el infinito. Aquí puedes quemar algunos km de asfalto. «Quemar» es la palabra clave y hay que tener en cuenta las advertencias habituales: lleva siempre contigo protección solar y agua. Además, circula por el arcén. Las carreteras son tranquilas, pero es importantísimo estar atento a los vehículos. 

 

Al igual que en el Valle de la Muerte, a quienes se desvían del camino transitado les esperan más aventuras esperan. El Proyecto Trail Run ha trazado algunas rutas épicas de running en los senderos del Valle del Fuego. Sin embargo, ten en cuenta que no están señalizados y transitan por terrenos complicados. Súmale las condiciones del desierto y que están recomendados únicamente para corredores de trail experimentados. 

 

 

Si estás en el Valle de Fuego, tienes que experimentar el Fire Wave Trail (sendero de la ola de fuego). Con solo 2,4 km (1,5 millas) de ida y vuelta, es ideal para pasear después de haber salido a correr. Todo lo que a este sendero le falta en distancia lo compensa en estética. Las formaciones de arenisca a rayas son algo excepcional.  

 

 

Palm Springs, California

Tiempo de relax y recuperación en el Valle de Coachella. Un centro deportivo, la ciudad resort del desierto es un paraíso para los atletas que no la visitan durante los sofocantes meses de verano. 

 

El recorrido por carretera por excelencia para los corredores de Palm Springs es Palm Canyon Drive. En un tramo de 10,5 km (6,5 millas) plano y pintoresco entre la ciudad y la reserva india de Agua Caliente, puede correr ida y vuelta hasta alcanzar la distancia que desees. Por el camino, busca lugares de interés como el Historic Tennis Club y el Museo de Arte de Palm Springs.  

 

Si estás preparado para una subida más pronunciada, dirígete al sendero Skyline Trail. El Skyline es el primer tramo del sendero Cactus to Clouds Trail, que recorre 26 km (16 millas) desde Palm Springs hasta la cima San Jacinto de 3302 m (10 834 pies). Desde unos 150 m (490 pies) sobre el nivel del mar, el desnivel acumulado de aproximadamente 3100 m (10 300 pies) en esa distancia lo convierte en uno de los senderos más empinados del mundo. Tal vez sea mejor considerarla una ruta de senderismo y no de running.

 

Para los que prefieren centrarse en el interior en lugar de mirar hacia arriba, Palm Springs está prácticamente repleto de estudios de yoga, ideal para un entrenamiento de movilidad consciente siempre conveniente.  

 

Salvation Mountain, California

Un lugar para descubrir más que para correr, la Salvation Mountain es única en su clase. Efectivamente es una instalación artística enorme creada por un residente local, Leonard Knight, a partir de una mezcla de adobe, paja y pintura sin plomo.

 

Combina coloridos elementos visuales a modo de mulares con versos religiosos y es un lugar para explorar que invita a la reflexión. Desde que Leonard Knight falleció en 2014, las gigantes esculturas se han mantenido por la beneficencia y el apoyo de voluntarios. 

 

La Salvation Mountain ofrece gran cantidad de positivismo para tu próximo desafío. Para nosotros, se trató de un trabajo de velocidad en la ciudad de Los Ángeles.  

 

 

Los Ángeles, California

Última parada: Los Ángeles, donde la oferta para los corredores es abrumadora. Es una jungla urbana tan extensa que sabes que te pondrás a prueba antes de llegar a los límites de la ciudad. 

 

Un ejemplo del abanico aparentemente infinito de posibilidad para los corredores es el Strand. Siguiendo la línea de la costa desde la playa del condado de Torrance hasta la playa estatal Will Rogers, ofrece más de 35 km (22 millas) de carreteras planas y brisa marina. Recorre lugares como el Muelle de Santa Mónica y Venice Beach; por eso es la forma más gratificante de visitar las atracciones turísticas del lugar. 

 

Para practicar trail sin tener que volver a las montañas, el Runyon Canyon —un nombre del todo acertado— ofrece un divertido pero concurrido circuito de 4 km (2,5 millas) y vistas al letrero de Hollywood. 

 

Otra opción, si quieres ir un trayecto más largo, es el Parque Griffith: un paraíso de resistencia. Es el segundo parque urbano más grande de los EE. UU. y sus 35 senderos ofrecen un total de 85 km (53 millas) de senderos de tierra.  Casi tuvimos que alargar nuestra estancia... 

 

 

Otro consejo, tanto para correr como para explorar es Silver Lake.  Empápate del ambiente creativo con una carrera urbana o llega hasta la reserva homónima, donde te espera un bonito circuito de 3,5 km (2,2 millas). Para correr o para practicar intervalos, todo depende de ti. De cualquier manera, recobra fuerzas en uno de los increíbles cafés de la zona.  

 

¿Lo mejor de correr en Los Ángeles? Que no tienes que parar nunca. Una ciudad 24/7 significa que puedes dar sentido a todo con una sesión de ritmo en cualquier momento del día o de la noche. Perfecto para estirar las piernas antes de un vuelo nocturno de regreso a Suiza...

Recibe más inspiración para tus carreras subscribiéndote al Newsletter de On.