Volver al menu

Cyclon: Semillas mágicas y una breve lección de historia

Érase una vez un mundo en el que los atletas batían récords con zapatillas de suela dura. Después se descubrió el plástico y cambiaron las reglas del juego. Y ahora volvemos a necesitar un cambio. Hemos revisado la historia de las zapatillas de running; dónde nos encontramos hoy y qué nos depara el futuro.

 

¿Qué piensas cuando escuchas la palabra “plástico”?

 

Es muy probable que no te venga nada bueno a la mente. Pero en el siglo XIX se crearon algunos de los primeros plásticos a partir de recursos naturales como alternativa sostenible al hueso y al marfil extraídos de los animales. Un siglo más tarde, los plásticos sintéticos se convirtieron en algo habitual en casi todos los aspectos de nuestra vida, incluso en las plantas de los pies.

 

Los plásticos tienen un poder inmenso para darnos resultados increíbles de rendimiento en nuestras zapatillas de running. Pero también hemos empezado a comprender el impacto que estos materiales tienen en nuestro planeta, así que nos hemos propuesto encontrar una solución mejor. Y hemos encontrado un camino. 

 

Pero antes de adentrarnos en él, echemos un vistazo al pasado.

    

Grandes sueños y pelo largo

 

Mucho antes de la tecnología CloudTec® y Speedboard®, los atletas llevaban calzado deportivo realizado con materiales naturales. Cuero para la parte superior y madera tallada para las suelas. La sensación debe haber sido como correr sobre una tabla de planchar, más que correr sobre las nubes. Pero a finales del siglo XIX, el caucho fue reconocido por sus características de flexibilidad más blanda, y comenzó a utilizarse para satisfacer las necesidades de una emergente industria del ocio y el deporte.

 

En los años 50 y 60, la retransmisión de los eventos deportivos y una nueva era de optimismo tras la guerra hicieron que actividades como el footing, el ciclismo y el aerobic se convirtieran en pasatiempos habituales en los hogares de la clase media occidental. La gente necesitaba mejores zapatos, y la creciente demanda significaba que las empresas tenían buenas razones para invertir en materiales.

 

Pero son los años 70 los que se consideran generalmente como el punto de inflexión de nuestra industria. Cualquier corredor nostálgico que nos lea sabrá que fueron atletas como Steve Prefontaine y Frank Shorter los que inspiraron a millones de personas a incorporar nuestro querido deporte a su rutina diaria. Conocido posteriormente como “el boom del running de los años 70”, el primer maratón de Nueva York, en 1970, recibió 127 inscripciones, un número anecdótico comparado con las 20 000 de una década después.

    

Tony Duffy / Hulton Archive via Getty Images

 

Fue una época en la que se batieron récords y aumentaba la competencia, a pesar de los peinados que comprometían la velocidad. Atletas profesionales y corredores de todos los niveles pedían más velocidad, más amortiguación y más apoyo. El cuero y el ante se vuelven demasiado blandos en poco tiempo, y el caucho natural no daba a los corredores la ligereza y la capacidad de respuesta que querían.

 

Luego llegaron las espumas sintéticas y el vinilo. Las bases ligeras y elásticas, y las partes superiores con la suficiente elasticidad, aportaron una nueva sensación para ayudar a obtener una ventaja sobre la competencia. Los colores brillantes y contrastados, y la nueva e irresistible comodidad de las zapatillas deportivas fueron clave en el estilo desenfadado de los años 70, y su atractivo creció rápidamente hasta convertirse en la vibrante moda del spandex para el fitness de los años 80. En poco tiempo, las zapatillas deportivas de alto rendimiento se consideraron un elemento esencial para el fitness, y evolucionaron hacia las zapatillas deportivas informales que se convirtieron en un básico para cualquier armario. 

 

Regresemos ahora al futuro.

  

 

Plastic Fantastic

 

Hoy en día, las zapatillas de correr se diseñan casi exclusivamente con plásticos sintéticos. La tecnología se ha desarrollado para proporcionar una gama infinita de estilos, ajustes y funciones para adaptarse a los diferentes deportes y a las necesidades individuales. 

 

Un zapato puede tener varios materiales diferentes: una parte superior de poliéster, ojales de metal, espuma bajo el pie y nailon para los cordones. Ahora mismo, no es posible reciclar estos materiales mezclados a la vez y como estos materiales están fuertemente cosidos y pegados no es fácil separarlos.

 

Además, estos plásticos proceden de los combustibles fósiles. Son fáciles de obtener y baratos de producir, exactamente lo que una industria necesita para satisfacer la enorme demanda. Pero, como sabemos, los combustibles fósiles tienen graves consecuencias para nuestro medio ambiente, y son un recurso finito, por lo que no existirán para siempre.

 

Ya estamos tomando decisiones más sostenibles a la hora de diseñar nuestros zapatos y prendas, como el uso de más materiales reciclados para reducir nuestra huella de CO2 y nuestra necesidad de combustibles fósiles. Sabemos que es solo una solución temporal, así que nos hemos obligado a pensar más allá. Al fin y al cabo, aunque el material de un zapato tenga una segunda vida, suele ser la última. Estas cuestiones complejas pueden dejarle a uno un poco impotente, ¿verdad? Bueno, nosotros seguimos teniendo esperanza y creemos que tú también deberías tener alguna.

 

Todo se reduce a las semillas (mágicas).

     

 

Plantas para el rendimiento

 

Cuando comenzamos nuestra misión de encontrar una solución a este problema de la linealidad del plástico, uno de nuestros socios, Arkema, nos presentó a la familia Pebax®. Uno de sus materiales nos llamó especialmente la atención.

 

El PA11, ampliamente conocido como Rilsan cumplía muchos de los requisitos que esperábamos de un material. Es un plástico de rendimiento excepcionalmente fuerte que puede reciclarse una y otra vez gracias a su durabilidad y alta calidad (¡hurra!). Y lo bueno no acaba ahí. El PA11 es un plástico de base biológica, lo que significa que procede de recursos que se regeneran de forma natural, a diferencia de los combustibles fósiles.

 

Y además el PA11 se fabrica a partir de las semillas de la planta de ricino, y las plantas de ricino son algo bastante importante. Crecen en terrenos muy secos donde poco más puede sobrevivir (unas semillas duras de pelar*). Las plantaciones de ricino no quita tierras a las comunidades dependientes de la agricultura, de hecho hace lo contrario: proporciona nuevas oportunidades (semillas con posibilidades)

 

El PA11 ya se utiliza desde los años 50. Hace ya tiempo que se confía en sus características de resistencia y durabilidad en herramientas industriales y equipos de protección como cascos, entre otros muchos productos.

 

Llevamos ya unos años utilizando el PA11 en nuestros Speedboards® y ha mostrado unos resultados de rendimiento extraordinarios. Pero la zapatilla de running Cyclon es la primera que conseguimos diseñar con una parte superior a partir de este material: el tejido transpirable, las secciones reforzadas, los ojales prensados en caliente y los cordones suaves pero duraderos. Todo es PA11. Y para rematar, una espuma ultraligera de gran respuesta también de la familia Pebax®.

 

La zapatilla de correr Cyclon no sólo es 100% reciclable, sino que además los materiales pueden reciclarse juntos. No necesita una complicada separación para su reciclaje y además no agota los recursos de combustibles fósiles. Solo presenta un rendimiento de alta calidad y un proceso eficiente y optimizado (muy suizo) para mantener los materiales en uso infinitamente. 

     

 

Las cartas sobre la mesa

 

Hemos recorrido un largo camino desde el hueso, el cuero y la madera. Pero queda trabajo por hacer. 

 

Creemos que un enfoque más circular del diseño no solo es el futuro de nuestros productos, sino que es el mejor futuro para nuestro planeta. Si queremos que haya más productos en un circuito circular con materiales realmente sostenibles, tenemos que crear demanda, como se hizo en los años 70. Si quieres saber qué puedes hacer (aparte de subscribirte a las Cyclon, por supuesto), pregunta a tus marcas favoritas qué están haciendo para fomentar la sostenibilidad. 

 

Sabemos que no tenemos todas las respuestas y que necesitamos seguir trabajando a buen ritmo en nuestro camino para hacer realidad nuestro sueño de circularidad. Esto es solo el principio.

 

Las Cyclon tienen muchos otros detalles por descubrir. Las Cyclon no son solo unas zapatillas para correr, también son un servicio. Para poder mantener el 100% de estos materiales en uso necesitamos que nos devuelvas las zapatillas cuando hayas terminado con ellas. Por eso solo están disponibles por suscripción. Corres con ellas, las devuelves y nosotros las reciclamos. Y nos aseguramos de que nunca te falte un par. Un calzado que nunca será tuyo del todo... por una muy buena razón.

 

Si quiere saber más sobre las Cyclon y por qué creemos que es la el camino a seguir hacia la sostenibilidad, descubre más artículos a continuación. 

 

Cyclon: Suscripción al futuro

Infórmate sobre la misión de las Cyclon y descubre cómo la circularidad y la suscripción son una combinación perfecta.

 

Cyclon: ¿Qué es la circularidad? 

Infórmate sobre este ingenioso sistema circular, qué es y por qué es el futuro.

 

Características técnicas: Zapatillas de Running Cyclon (hasta ahora).

La sostenibilidad nunca significa comprometer el rendimiento. Descubre estas zapatillas de élite. Pista: bate récords

 

Mejorando el impacto de On – Paso a paso

No tenemos nada que esconder. Descubre nuestro enfoque honesto y nuestras prácticas sostenibles en On.

        

Estas son las Cyclon.
Las zapatillas de running que nunca serán tuyas.
Ver las zapatillas

Sé el primero en enterarte de nuestros últimos lanzamientos, ofertas especiales y consejos de formación suscribiéndote a la newsletter de On.