Volver al menu

Dedicated to the Run: Eleanor Dunlop

Para muchos, los confinamientos de 2020 fueron una oportunidad única para empezar de nuevo. Para Eleanor Dunlop, fueron la oportunidad que necesitaba para reiniciar su relación con el running.

 

Eleanor Dunlop tuvo una mala relación con el deporte en su adolescencia. Pero esta música y estudiante de diseño residente en Londres usó este extraño periodo para redescubrir su amor por el running. La clave de su éxito, dice, es darse a sí misma el permiso y la libertad de correr según sus propios términos. Hemos hablado con Eleanor para que nos cuente cómo funciona esto.

 

Conversación con Eleanor Dunlop

 

Eleanor, ¿cuándo y cómo descubriste el running?

 

Empecé a correr cuando era adolescente. Al principio simplemente como una manera de estar en forma. Alrededor de los 14 o 15, muchas de mis amigas empezaron a hablar de dietas. Me cambió la percepción de mi propio cuerpo y empecé a ser más consciente de mi figura, así que empecé a correr y al principio me gustó. Pero llegó un punto en el que se convirtió en una obsesión. Era una liberación de estrés que se volvió demasiado tensa. Una práctica que es en sí es saludable, se volvió enfermiza porque puse toda esta mala energía en ello. Fue entonces cuando paré.

 

Correr se convirtió en parte de un problema más amplio que tuve cuando era adolescente, en el que el ejercicio consistía en controlarlo todo, sobre todo mi aspecto. Todo se centró mucho en la estética y en el control sobre mi peso y cuerpo.

 

¿Qué te hizo volver a correr?

 

El lado bueno del confinamiento ha sido tener más tiempo para mi misma. Pensé: ¿Qué puedo hacer para darme un respiro durante el día y descansar de trabajar todo el día en casa? Empecé a pasear. Luego empecé a salir a correr, al principio esporádicamente, pero poco a poco se fue haciendo una práctica regular. También empecé a salir con el skate y ya no era para controlar mi cuerpo, era simplemente para pasarlo bien y hacer un poco de ejercicio. Llevé ese cambio de mentalidad al running, y esto me ayudó mucho a retomarlo.  No sentí presión por tener que hacer un número determinado de kilómetros o una ruta específica. Ahora solo se trata de preguntarme a mi misma si me apetece ir a correr y de si me gusta cuando corro.

 

 

¿Puedes recordar tus primeras carreras de adolescente?

 

Estaba solo probando, pero me sorprendí a mi misma. Recuerdo impresionarme con lo que mi cuerpo podía hacer. Soy más bien una corredora de larga distancia, pero cuando empecé daba solo una vuelta por mi barrio. Recuerdo hacer un sprint al final y sentir una intensa sensación de asombro. Me sentía diferente en mi cuerpo. Físicamente poderosa, supongo

 

¿Qué significa correr para ti?

 

Mi cerebro va casi siempre a mil por hora. A veces, antes de salir, me siento tan abrumada con las cosas que tengo que hacer, o con ciertos pensamientos, ahora en especialmente con la ansiedad. Tengo que confiar en mi experiencia previa y recordarme que una vez que haya corrido, me sentiré mejor. Una vez que empiezo y me muevo, es increíble. Es casi como esa sensación que tienes cuando te duermes y no te das cuenta de que te estás durmiendo hasta que te despiertas. Me pongo en un estado de flow cuando estoy corriendo y no me doy cuenta de lo bien que me sienta hasta que termino. Siento una gran claridad.

 

¿En qué piensas cuando estás corriendo?

 

Si pienso, no funciona. Mi objetivo es entrar en un estado casi meditativo. Cuando era más joven, pensaba en cosas, y creo que por eso no era tan efectivo. Pero a medida que he ido creciendo, me he ido haciendo más consciente de las técnicas de atención y soy capaz de aplicarlas en las actividades físicas.

 

¿Cómo cambió tu relación con el running en 2020?

 

El runninges una parte central de mi vida. Se ha convertido en un punto en mi día en el que todo se abre y tengo espacio. Una de las peores cosas de trabajar desde casa es el siempre estar ahí: ser capaz de cerrar una puerta física e ir a un espacio diferente para correr es realmente importante.

 

 

¿Tienes un horario fijo cada semana?

 

No, realmente trato de no hacerlo una obligación porque es cuando puede volverse insalubre para mí. Necesito una estructura pero no reglas. A veces estoy paseando y decido dar una pequeña carrera en mitad del paseo.

 

¿Alguna vez te resulta difícil salir a correr?

 

Sin duda. A veces tengo demasiadas cosas en la cabeza y soy incapaz de lidiar con una carrera. Es en esos momentos cuando tengo que recordarme a mi misma que si salgo a correr me sentiré mejor. Superar esa voz en mi cabeza se ha vuelto definitivamente más fácil a medida que me hago mayor. A veces me engaño a mi misma, diciéndome que solo correré 10 minutos cuando en el fondo sé que me quedaré más tiempo.

 

¿Cómo te ayuda el running en el resto de tu vida?

 

Existen los beneficios obvios para la salud. Tengo más resistencia para otras actividades como el skate. Y rompo un poco la rutina. Entre la universidad y la música paso mucho tiempo sentada en frente del ordenador. Correr me ayuda a recuperar energías. Me ayuda a superar ese letargo cuando es invierno y anochece a las 4 de la tarde. Es una muy buena excusa para salir a la calle.

 

¿Qué le dirías a alguien que se inicie en el running?

 

Sé prudente. No lo enfoques con presión. Correr siempre te dará algo diferente de lo que le da a otra persona. Es un magnífico ejercicio para probar, y si termina gustándote, genial. Pero tienes que encontrar la forma que te guste y correr en tus propios términos. Puede que se convierta en una de las principales cosas en tu mente. Puede que se convierta en un hobby. O podría convertirse en algo que hagas para recapacitar sobre cosas que te preocupen. Se trata de darte el espacio para encontrar tu enfoque. Es gratis y es solo para ti. Para nadie más.

 

 

Querido running:

 

Aire frío, aliento acalorado, te he encontrado de nuevo.

Y a cambio, me has ayudado a encontrarme a mí misma.

Presente, cuando esta ausente.

Conectada, cuando me sentía separada.

Encontré paz en el silencio de la helada. En el silencio de mi mente.

En la larga exhalación de la noche.

Siempre me has dado lo que necesito.

Agua fresca para sumergirme cuando lo necesite.

Para flotar libre y mantenerte a mi lado.

Fluyo hacia delante con tu impulso. Me llevo a mi misma.

Me asombro de mi propio cuerpo.

Siento mis piernas yendo hacia delante. Siento la potencia de mi cuerpo.

Esa es la sensación que recuerdo que me impulsa a salir por la puerta incluso cuando está lloviendo. 

Querido running:

No siempre ha sido fácil entre nosotros.

Pero ahora hemos encontrado nuestro ritmo.

No sé cuando nos veremos otra vez. Aunque sí sé que será muy pronto.

Esa carrera te la dedicaré a ti.

 

Eleanor

 

#DedicatedToTheRun

 

Eleanor lleva el Hoodie en Sea, la On-T en blanco, las Tights 7/8 en Sea, los Low Sock en Grey | Midnight y las Cloudswift en Lake | Sky

 

Recibe más inspiración para tus carreras subscribiéndote al Newsletter de On.