Volver al menu

Dedicated to the Run: Modupe Shokunbi

Te presentamos a la velocista británica que equilibra el trabajo con los estudios y con una ambición de conseguir éxitos internacionales en atletismo.

 

Modupe Shokunbi ha sido durante mucho tiempo una de las jóvenes talentos más brillantes del sprint británico. En 2013, fue la 1.º del país en los 100 metros U15. Ahora es estudiante de la Universidad de Brunel, corre para los Blackheath y los Bromley Harriers, y ha encontrado nuevas formas de adaptar su formación durante la pandemia. Desde las sesiones de yoga en Zoom hasta la importancia de la disciplina y la comunidad, Modupe nos habla de su vida en el atletismo.

 

Conversando con Modupe Shokunbi

 

Modupe, ¿cuándo y cómo descubriste el running?

 

Fue cuando hacía deporte en el colegio. Gané a mis compañeros de clase, mi profesor vio potencial en mi y me recomendó el club de atletismo local. Al principio tan solo corría dos días a la semana. Pero al cumplir 14 años, me dediqué al atletismo más seriamente. Vi que ganaba las carreras. Iba a competiciones y casi siempre quedaba primera. Estaba enganchada.

 

¿Qué te gustaba más, correr en sí o la sensación de ganar?

 

Era la sensación al ganar. Conseguir medallas. Ver que se me daba bien. Veía mis tiempos mejorar cada semana. Estaba rompiendo mis propios récords personales cada semana. Es muy adictivo.

 

Desde entonces, correr ha sido una constante en tu vida. ¿Qué significa para ti?

 

Está entrelazado con mu vida. Una rutina diaria, un ritual. Si no lo hiciera, no sé qué haría. Le da forma a todo. Si voy al gimnasio, es para entrenar y mejorar mi potencial de atletismo. Si estoy haciendo musculación, es para hacer mi carrera más potente. Si no corriera, no sabría a qué dedicar mi tiempo.  

 

 

¿Por qué corres?

 

Primero, te mantiene en buena forma y sana. Pero también tengo ambiciones. Quiero progresar, correr para mi país y participar en grandes eventos como el Campeonato Mundial, ya sea individualmente o como parte de un relevo.

 

Y más allá de eso, correr es mi santuario. Es mi lugar para escapar de lo cotidiano. Estoy estudiando contabilidad y finanzas en la universidad, así que correr me da la oportunidad de aliviar el estrés. Me entreno en un grupo, con gente del mismo nivel y que comparte los mismos objetivos por lo que siento que formo parte de una gran comunidad.

 

¿Cómo describirías tu relación con el running?

 

No es una relación perfecta en absoluto. En la etapa en que estoy, especialmente a mi edad, es más difícil ganar competiciones. No sé por qué. Tal vez sean las circunstancias, la vida diaria o el estrés de ir a la universidad. Cuando era más joven, era mucho más fácil. No tenía que entrenar. Ni ir al gimnasio. Un calentamiento rápido bastaba. Ahora, hay otras cosas que impactan en la forma de correr de muchas maneras diferentes.

 

¿Sigues sintiendo el mismo entusiasmo, ahora que el running ha pasado de ser un hobby a una ambición profesional?

 

Sí, esa sensación de disfrute sigue ahí. Sabes que cuando haces el trabajo, cosechas la recompensa. Mi entrenamiento está lleno de objetivos y mi entrenador lo graba todo. Así que puedes ver el progreso, los logros. Es algo muy positivo. Te da esa sensación.

 

¿Qué efecto ha tenido la pandemia? ¿Ha cambiado tu relación con el running en 2020?

 

Ha sido difícil. No podía entrenar con mi grupo. Y tenía que hacer las prácticas de la universidad, por lo que iba a trabajar cada día. Cuando me daban permiso, entrenaba por la mañana en el parque local. El grupo empezó a hacer llamadas por Zoom y clases de yoga online. Todas nuestras interacciones fueron a través de redes sociales, lo cual fue difícil. Pero aprendí mucho más sobre mí misma y sobre cómo me entreno.  

 

Me sentí más cómoda adaptando las sesiones de entrenamiento si me sentía deprimida o mal. Me volví más independiente, no siempre preguntándole a mi entrenador qué hacer.

 

 

¿Te ha hecho el 2020 valorar más tu comunidad de running?

 

Si, por supuesto. Cuando entrenas sola, no hay nadie que te anime cuando la sesión se pone difícil. Solo eres tú y tus auriculares. Así que aprecio estar en un grupo de gente con la que puedo entrenar y que son mis amigos.

 

¿Cómo es tu típica carrera?

 

Porque soy un velocista, el entrenamiento es una mezcla. Algunos días hago una sesión de velocidad, que pueden ser dos series de cuatro carreras de 100 metros. Otros días se centrarán en aceleración en los primeros pasos. Tal vez haga una sesión en terreno inclinado. Después de cada sesión, hago gimnasia en casa o una sesión de circuito.

 

¿En qué piensas cuando estás corriendo?

 

Intento no pensar en nada. Solo en lo que necesito conseguir en la sesión. En una carrera de 100 metros, no tienes tiempo para pensar en nada más que en tus primeros pasos, tu posición de aceleración y tu posición del pie.

 

¿Cómo ayuda el running en otras áreas de tu vida?

 

Sé que estoy sana y físicamente fuerte por correr habitualmente. Pero también ayuda a mejorar la gestión del tiempo y la disciplina. A veces el entrenamiento me quita hasta la última gota de energía, pero luego tengo que volver a casa y seguir mis estudios también. Gracias a esta disciplina, he aprendido a asegurarme de que todo se haga, por muy cansada que esté.

 

¿Qué le dirías a alguien que este empezando con el running?

 

Aférrate a tus posibilidades reales. Céntrate en ir mejorando y no empieces con una carrera de 10 km el primer día. Corre cinco minutos cada día. Después 10 minutos un día a la semana. No hagas algo que te haga abandonar. Correr te ayuda mentalmente. Es terapéutico. Te alivia el estrés. No te des por vencido y disfrútalo.  

 

Querido running

 

Hoy, como cada día, te lo dedico a ti.

Los días buenos, correr es fácil y ligero y siento que vuelo sobre el pavimento.

Los días malos, parece que voy cuesta arriba y tengo que mantener una lucha interna con la voz en mi cabeza.

Y los días que ni una cosa, ni la otra.

Siempre estarás ahí. Y sabes que yo también.

Has estado conmigo desde la infancia y me lo has dado todo. Salud. Fuerza. Y también amistades.

Me has enseñado cosas que usaré el resto de mi vida. Disciplina. Independencia. Dedicación.

Y ahora, a medida que los días se convierten en semanas, meses, años, décadas - desde una pista del parque hasta una estadio lleno a rebosar - nuestro viaje continúa.

No sé adónde me llevarás. Esas historias aún no se han escrito, nuestro destino final aún se desconoce.

Pero, juntos, seguiremos avanzando.  

Seguiré presionando mis propios límites.

Querido running, estás entrelazado en mi vida.

Mi ritual diario contigo da forma a mi existencia y me mantiene con los pies en la tierra.

Por ello, siempre te estaré eternamente agradecida.

Gracias.

Tengo las zapatillas puestas y estoy concentrada.

Vamos. Otra y otra vez. Y muchas otras veces.

 

Modupe

 

#DedicatedToTheRun

 

Modupe lleva el Weather Vest en negro (pronto en tiendas), la Performance Long-T en Navy, las Tights 7/8 en negro, los Low Sock en Midnight | Tan y las Cloudstratus en Navy | Dust.

 

Recibe más inspiración para tus carreras subscribiéndote al Newsletter de On.