Volver al menu

Por qué salir al aire libre es beneficioso para nuestra salud

¿Alguna vez has notado como mejora tu salud cuando pasas tiempo al aire libre? No es una casualidad, es un hecho científico. Analizamos los estudios, cada vez más numerosos, que demuestran que pasar tiempo al aire libre proporciona beneficios para la salud mental y física.

 

Muchos de los que hemos pasado de correr en la cinta a correr en las calles o senderos, tenemos la sensación de que estar al aire libre nos hace sentir mejor, aunque esa sensación sea difícil de explicar o de poner en palabras.

 

Por suerte, la ciencia puede explicarnos por qué ocurre esto. Cada vez son más los estudios que demuestran que pasar tiempo en la naturaleza proporciona innumerables beneficios para la salud mental y física. Está claro que salir al aire libre está ligado a nuestro bienestar y así lo confirman desde las ecoterapias más alternativas hasta médicos más convencionales.

 

Mejor salud mental y bienestar

 

Estar en la naturaleza ha sido durante mucho tiempo una herramienta marginal en las terapias de salud mental. Pero en los últimos años ha cobrado mayor impulso y reconocimiento por sus muchos efectos positivos. Esto se debe en parte a la popularidad del Shinrin Yoku, o «baño de bosque», una ecoterapia desarrollada en Japón en la década de los 80 que se ha ido extendiendo poco a poco a otras partes del mundo.

 

Pero, ¿por qué es la naturaleza una herramienta perfecta para mejorar la salud mental? Por una razón bastante simple. Varios estudios han demostrado que pasar tiempo en entornos naturales reduce la hormona del estrés, el cortisol.

   

 

La sobreexposición al cortisol y a otras hormonas del estrés, como la adrenalina, puede aumentar el riesgo de problemas de salud mental como la ansiedad, la depresión y el deterioro de la memoria y la concentración; y provocar enfermedades cardíacas, aumento de peso e hipertensión, entre otros problemas de salud.

 

Por otro lado, el tiempo que se pasa al aire libre está relacionado con la mejora de la calidad del sueño, el estado de ánimo y la cognición, la disminución de la presión arterial y el alivio de las tendencias depresivas y otros problemas relacionados con el estrés

        

Sin embargo, hasta hace poco no estaba claro cuánto tiempo era necesario pasar al aire libre para sentir estos beneficios. Un estudio de 2019 ha respondido por fin a esa pregunta: pasando solo 20 minutos al día en la naturaleza, o dos horas a la semana, se percibieron mejoras en la salud de los participantes del estudio. Estos mostraron mayor bienestar y salud que los sujetos que permanecieron en interiores.

     

Varios estudios sugieren que pasar tiempo al aire libre proporciona una mayor sensación de bienestar que se nota especialmente en las mujeres. Según un estudio, el tiempo pasado en la naturaleza sirve para escapar de las presiones propias de las mujeres en la vida cotidiana (es decir, ajustarse a las expectativas sobre el peso, la apariencia, la conducta, etc., y dedicar más horas al trabajo, al cuidado de los niños y a las tareas domésticas), lo que a su vez aumenta la autoestima y la felicidad, reduce los niveles de estrés y tiene efectos positivos sobre la salud mental y física. Los estudios también demuestran que las mujeres necesitan un mayor tiempo de exposición a la naturaleza para ver una reducción apreciable del estrés. Por eso, explica la Dra. Nooshin Razani, que dirige el Center for Nature and Health de la UCSF, las mujeres no deben sentir que tomarse tiempo para el “autocuidado” al aire libre es algo indulgente o extra, sino algo que todo el mundo merece como componente fundamental de la salud general.

    

Independientemente del género, la Dr. Razani afirma que los resultados de estos estudios que demuestran los múltiples beneficios que pasar tiempo al aire libre tiene para nuestro bienestar no son sorprendentes. «Lo que deberíamos preguntarnos en este momento es: ¿cuál es el impacto de no estar en la naturaleza?», dice.

 

«Al fin y al cabo, hemos evolucionado para estar al aire libre. Y hoy en día, pasamos la mayoría del tiempo en el interior. Por eso ahora hay un movimiento nacional de médicos que hablan del tiempo en la naturaleza de la misma manera que hablamos de reducir el consumo de tabaco o alcohol: como una forma de promover una vida activa saludable. 

 

Mejor salud física

 

Además de los convincentes beneficios para la salud mental, los investigadores también están encontrando cada vez más vínculos entre el tiempo al aire libre y mejores resultados de salud física. Entre ellos, la disminución de la incidencia de la diabetes y de la mortalidad cardiovascular, la reducción de la presión arterial y de la frecuencia cardíaca y la mejora del funcionamiento del sistema inmunitario. Como resultado, cada vez más médicos forman parte del movimiento de programas de “recetar naturaleza” que literalmente recetan los beneficios innatos de estar en la naturaleza para la salud.

 

Entonces, ¿cómo es una receta de naturaleza? Por supuesto, eso depende de cada paciente y de su estado, pero puede significar que un médico prescriba salir al exterior tres veces a la semana durante media hora por sesión con un seguimiento para controlar los resultados. Las recetas de la naturaleza están ganando cada vez más adeptos como tratamientos médicos legítimos para una serie de afecciones que van desde las enfermedades cardíacas, la hipertensión, el colesterol alto y la diabetes, hasta el estrés crónico, la depresión y la ansiedad, el insomnio e incluso el TEPT.

             

 

Dado que las recetas se combinan con la recomendación de espacios verdes, este movimiento ha creado una serie de asociaciones entre médicos, organismos públicos y organizaciones sin ánimo de lucro para que un sinfín de pacientes salgan a la naturaleza para mejorar su salud, como la iniciativa nacional Park Rx en EE.UU., que ha aumentado a más de 100 programas en todo el país.

   

Park Rx comenzó hace más de una década con un grupo de médicos, proveedores de atención sanitaria y el Golden Gate Park examinando cómo conseguir que los profesionales de la salud prescriban tiempo al aire libre de la misma manera que prescriben medicamentos. El modelo ha tenido tanto éxito que está empezando a legitimar las recetas para su uso en la medicina convencional, dice Diane Mailey, directora de la Golden Gate National Parks Conservancy, que ayuda a dirigir Parks Rx y trabaja en la intersección de los parques y el bien social para hacer que los parques -y sus beneficios para la salud- sean accesibles para todos.

 

Las recetas de naturaleza y los estudios que las respaldan han acumulado tantas pruebas de la relación de la naturaleza con un estilo de vida más saludable que «los principales programas de seguros de salud, como Blue Cross Blue Shield, están incentivando a los médicos para que receten naturaleza como parte de un estilo de vida más saludable para reducir el coste de la atención sanitaria», afirma.

 

Alimentar nuestra biofilia

 

El Dr. Keith Tidball, autor e investigador de la Universidad de Cornell, cree que una de las principales razones por las que pasar tiempo al aire libre nos hace sentir mejor es que la conexión con la naturaleza satisface una profunda necesidad evolutiva.

    

 

Habla de la biofilia , un concepto que se explica como “el amor por todo lo que está vivo”, o una como “afinidad para conectar con los sistemas y organismos vivos”.  Muchos investigadores creen que esta afinidad evolutiva es la base que consolida el impacto positivo en la mente y el cuerpo de los baños de bosque y las recetas de naturaleza.

 

«Es la base para todos los humanos que en algún nivel queremos sentirnos unidos con toda la vida, una forma de pensar sobre nuestra necesidad evolutiva de asociarnos de nuevo con el resto de la naturaleza donde hemos pasado miles y miles de años», dice Tidball.

 

«Solo en los últimos doscientos años nos hemos separado de la naturaleza. Pero nos sentimos obligados a unirnos a la naturaleza porque la asociamos con los aspectos curativos de la esperanza y el optimismo».

 

La Dr. Razani y sus colegas creen que es importante que todo el mundo tenga acceso a los parques y otros espacios naturales por estas razones. «El derecho a estar al aire libre, a recrearse y ejercitarse en la naturaleza es un derecho de todos, por el que deberíamos abogar».

 

Para los que no podemos llegar fácilmente a un parque u otro espacio natural, señala alternativas como un paseo por una calle urbana o incluso mirar al cielo. De hecho, un estudio demostró que incluso mirar por la ventana a los árboles puede reducir los niveles de estrés.

 

Lo que nos lleva a otra buena noticia: pasar tiempo en la naturaleza para aprovechar estos beneficios para la salud no tiene por qué costar mucho. Es tan barato como salir por la puerta. Así que ponte las zapatillas y sal cuando puedas, donde puedas y donde te sientas cómodo/a. Tu salud te está esperando.

    

Disfruta del aire libre en todas las condiciones
Experimenta los beneficios de la naturaleza con total comodidad con nuestra colección para exteriores.
Explora la colección

Entérate de nuestros últimos lanzamientos, ofertas especiales y consejos para entrenar suscribiéndote a la newsletter de On.


Al suscribirte a nuestra newsletter, aceptas nuestra Política de privacidad